Los Certificados de Atribución de la Energía (Energy Attributes Certificates, EAC) o las Garantías de Origen (Guarantees of Origin, GO) son certificados que demuestran la producción de 1 megavatio hora (MWh) de energía renovable, como la solar o la eólica, y el vertido de la misma en la red eléctrica. Estos certificados son independientes de la distribución física de la electricidad y avalan que cierto volumen de energía procede de una fuente renovable. Para garantizar su fiabilidad, cada EAC incluye información sobre las propiedades medioambientales de la energía, como fuente, tecnología, origen, hora y fecha de producción, y nombre de su planta de producción, entre otras cuestiones.

Los EAC se pueden obtener en diferentes países y existen varios mercados y registros en todo el mundo donde pueden adquirirse. Los tipos más comunes de EAC son los GO, los REC y los I-REC. Las Garantías de Origen (GO) se utilizan exclusivamente con carácter voluntario y se comercializan y cancelan en diferentes países europeos, mientras que el Sistema de Certificados de Energía Renovable (REC) incluye los principales certificados utilizados en Estados Unidos y Canadá y puede emplearse tanto como justificante de cumplimiento de la normativa como de su uso voluntario. Por otra parte, el Estándar Internacional REC (I-REC) es un estándar que se emite en diferentes países de Latinoamérica, Asia y África, donde no hay ningún otro mecanismo de mercado local. Los GO, los REC y los I-REC son válidos para empresas que declaran sus emisiones conforme al protocolo de divulgación de carbono (CDP) y al protocolo de gases de efecto invernadero (Protocolo de GEI; Greenhouse Gas Protocol, GHG), así como para aquellas unidas a la Iniciativa RE100.

Como ya se explicó en nuestro artículo Calculating Carbon Footprint, las emisiones de Alcance 2 incluyen las emisiones de GEI procedentes de electricidad, vapor, calefacción y refrigeración adquiridos por una empresa para uso propio. Según el Protocolo de GEI: “El Alcance 2 representa una de las mayores fuentes de emisiones de GEI a nivel global. La generación de electricidad y calor representa actualmente al menos un tercio de las emisiones mundiales de GEI”. Para reducir las emisiones de Alcance 2 de su empresa, los EAC son uno de los instrumentos más importantes para atribuirse los beneficios medioambientales relacionados con el consumo de energía, ya que suponen una opción flexible y rentable de cumplir los objetivos de sostenibilidad.

Con arreglo a los criterios de calidad de Alcance 2 del Protocolo de GEI, las empresas que compran EAC deben adquirir el número exacto de certificados que corresponda a su consumo de electricidad para un periodo de consumo determinado en un lugar específico; después, la empresa (o un proveedor en su nombre) debe cancelar o retirar el certificado para realizar la declaración sobre el consumo de energía, y esta información debe revelarse para asegurar la credibilidad de la declaración.

Algunas empresas calculan las emisiones de su red eléctrica local; el denominado método basado en la localización. Otras analizan los contratos que tienen con sus empresas eléctricas o proveedores de EAC; el denominado método basado en el mercado. El Protocolo de GEI exige que las empresas utilicen ambos métodos. El primero expone las emisiones que la empresa realiza físicamente, y el segundo, las emisiones de las que la empresa es responsable mediante sus decisiones de compra. Ambos datos de emisiones son importantes para conocer su huella de carbono y su estrategia de reducción de emisiones. La compra de EAC desvinculados del suministro de electricidad se aplicaría a la declaración de emisiones de Alcance 2 de una empresa, según el método basado en el mercado, y se ha convertido en una de las estrategias más rentables para que las empresas compensen sus emisiones de Alcance 2 de este tipo.

Después de cancelar los EAC correspondientes a su consumo de energía, las empresas pueden declarar su uso de energía renovable, así como los beneficios ambientales derivados de él. Estos certificados constituyen una parte esencial para que las empresas se ocupen de sus emisiones y se han convertido en una forma fiable de certificar el uso de energías renovables y el compromiso con la reducción de emisiones de Alcance 2, así como con el cumplimiento de los objetivos de energía renovable.

Uno de los principales beneficios de la compra de EAC para las empresas es que se trata de una estrategia que no requiere compromisos a largo plazo ni costes o inversiones altos, como los contratos de compraventa de energía o la generación in situ. Adquirir estos certificados contribuye a retribuir la energía generada a partir de fuentes renovables, y una demostración de compromiso con una economía descarbonizada por parte de las empresas que los utilizan.

Si desea saber más sobre los EAC, comprender los sistemas voluntarios de uso de los EAC y analizar si puede ser recomendable para su organización y su estrategia de sostenibilidad, no dude en ponerse en contacto con nosotros a través del formulario para concertar una reunión o escríbanos a hello@strive.earth.