La aviación, uno de los principales responsables de las emisiones a nivel global, se compromete a descarbonizarse

Antes de la crisis del COVID-19, la aviación era responsable de la emisión de más de 900 millones de toneladas de dióxido de carbono al año, cifra equivalente al 2-3% de la emisión mundial de gases de efecto invernadero. Mientras se recupera y disfruta de renovadas tasas de crecimiento, las emisiones del sector pueden duplicarse en 2050. Conscientes de los retos de la descarbonización, los Estados, a través de la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI), se han comprometido a un crecimiento neutro en carbono a partir de 2020 y trabajan en un objetivo global más ambicioso a largo plazo de reducción de las emisiones de la aviación. Además, varias organizaciones de la industria de la aviación y aerolíneas se han comprometido a lograr cero emisiones netas de carbono en 2050.

El hidrógeno verde, ¿una solución para descarbonizar los vuelos y la actividad aeropuertaria?

El hidrógeno verde con bajas emisiones de carbono podría utilizarse en la aviación, ya sea para producir combustibles sostenibles de aviación (Sustainable Aviation Fuels, SAF) que sustituyan a los combustibles fósiles, o para, directamente, emplearse a modo de combustible de un tipo nuevo de avión que funcione a base de un sistema de pilas de combustible de hidrógeno.

Mientras el SAF ya ha empezado a mezclarse en vuelos comerciales regulares y debería generalizarse en los próximos años, existe la propuesta de que en las próximas décadas se emplee la propulsión mediante pilas de combustible para vuelos cortos y vuelos regionales.

El SAF a base de hidrógeno podría contribuir a acelerar el uso de SAF en aviones si se abordan directamente los impedimentos actuales:

  1. Su producción no depende de una cantidad limitada de biomasa con complejos sistemas de recogida, como el aceite usado, los residuos domésticos y comerciales, o los cultivos energéticos.
  2. Las economías de escala en curso en el sector del hidrógeno deberían hacer caer los costes del SAF para reducir la diferencia con los de los combustibles convencionales de aviación.

Mientras que alrededor del 50% de las emisiones de los aeropuertos están relacionadas con la combustión de combustible de los aviones, el hidrógeno verde también podría abordar la descarbonización de la actividad aeroportuaria, como el transporte de pasajeros, la manipulación de aviones y material o la generación de energía y calor.

Hinicio y Strive trabajan mano a mano para que nuestros clientes puedan detectar y aprovechar las oportunidades que ofrece el desarrollo del hidrógeno para su actividad.

Hinicio es una consultora estratégica con una experiencia única en el ámbito del hidrógeno como vector de descarbonización. Cuenta con un equipo internacional de expertos de alto nivel: ingenieros, economistas y especialistas en política energética, transporte y medio ambiente. Sus resultados, únicos y de gran calidad, se derivan de su enfoque multidisciplinar que aúna tecnología, mercados y normativa. Los conocimientos de Hinicio sobre el sector de la aviación se han ido consolidando a lo largo de los últimos años con el creciente interés de proveedores de combustible, empresas energéticas y fabricantes de equipos por las posibilidades del hidrógeno en el sector de la aviación. Hinicio lleva mucho tiempo a la vanguardia de proyectos de e-fuel, desarrollo de polos de hidrógeno, transporte y almacenamiento de hidrógeno tanto líquido como gaseoso.

En 2021, Vertis creó Strive, su marca de acción climática, en respuesta a la creciente demanda de medidas climáticas por parte de los clientes y a los mercados voluntarios. Tanto Vertis como Strive consideran que el hidrógeno verde con bajas emisiones de carbono será un mercado estratégico en una futura economía neutra en carbono. La colaboración con Hinicio surgió de forma natural para satisfacer las necesidades de nuestros clientes en común de estudiar las oportunidades del hidrógeno en su actividad principal o como una línea nueva desarrollada en consonancia con las perspectivas del mercado del carbono y los objetivos de reducción de emisiones.

Un contexto favorable para el hidrógeno, con un impulso específico en la aviación

El hidrógeno está a punto de desempeñar un papel clave en los planes de recuperación europeos, centrados especialmente en la descarbonización y la transición energética. Las directivas europeas y otras normativas (por ejemplo, la RED 2) adelantan proyectos de H2 a escala rentables asociados a la disminución de costes de las energías renovables y a la industrialización de la producción de este elemento. Además, según la propuesta de la Comisión Europea sobre implantación de infraestructuras para combustibles alternativos, todos los países de la UE tienen que elaborar un plan de despliegue, en aeropuertos, de este tipo de infraestructuras para el hidrógeno.

A raíz de la industria del hidrógeno, cada vez son más los interesados en el sector de la aviación que anuncian sus planes con respecto a este elemento, hecho que lo está impulsando en esta industria:

  1. Los aeropuertos han empezado a prepararse mediante un análisis en profundidad de las oportunidades que el hidrógeno puede ofrecer a su actividad y colaboraciones estratégicas con los líderes de la industria de este elemento.
  2. Grandes energéticas, las principales empresas petroleras y gasísticas o empresas dedicadas en exclusiva al hidrógeno están desarrollando con aerolíneas, proveedores de combustible y aeropuertos proyectos de SAF a escala industrial basados en el hidrógeno.
  3. Los fabricantes de aviones están desarrollando un programa de aviones propulsados por hidrógeno, cuya primera demostración se espera en la próxima década.

Si está interesado en saber más acerca del hidrógeno verde y soluciones para descarbonizar la aviación, póngase en contacto con el equipo de Strive a través del formulario o escríbanos a hello@strive.earth.